¿Por qué lloras león?

Hoy león está de mal humor. Le duele enormemente una muela y nada ni nadie puede ayudar a mejorar su estado de ánimo.
No le gusta quejarse y no le gusta que los demás animales piensen que un dolor de muelas le hace llorar ¡vaya león sería si no pudiera aguantar un simple dolor de muelas!

Pero el caso es que no puede dejar de llorar así que se aleja del resto de animales para que no le vean ni le oigan gemir. No puede soportar que los demás jueguen y rían mientras el sufre tanto dolor.

León encuentra refugio tras el gran baobab, y allí se encuentra lamentándose cuando aparece mono y le pregunta sorprendido – ¿estás llorando león?-, – ¡No! – gruñe león – es el sol que me molesta en los ojos.
– Largo de aquí que quiero dormir un rato. Y echa a mono con muy malos humos.

Entonces va a esconderse bajo unas rocas cuando aparece la cebra que pregunta sorprendida – ¿estás llorando león?-, – ¡No! – gruñe león – es la arena que se levanta con el viento y me entra en los ojos.
– Largo de aquí que quiero dormir un rato. Y echa a Cebra con muy malos humos.

León decide refugiarse entre las hierbas altas de la laguna cuando oye la voz de cocodrilo que le pregunta estupefacto – ¿estás llorando león?-, – ¡No! – gruñe león – se me ha metido una brizna de hierba en los ojos.
– Largo de aquí ¿es que no pensáis dejarme en paz?. Y echa a correr en dirección a un grupo de acacias.

Por fin parece que puede quejarse tranquilo cuando, de entre los árboles, aparece Sifón el elefante a todo correr. Y antes de poder reaccionar ¡Cataplum!, se choca con su enorme amigo. El golpe es tan fuerte que una de sus muelas sale volando dejando a león tirado en el suelo como una alfombra y completamente atontado.

León está apunto de gritar a su amigo cuando se da cuenta de que su muela y el dolor han desaparecido. Está tan contento que se pone a llorar de alegría.
Ante tanto alboroto, los animales se han acercado ver lo que ha ocurrido y se encuentran a león tirado en el suelo. Sifón le pregunta -¿estás llorando león? a lo que mono responde _ no, es el sol que le molesta en los ojos. – Te equivocas – dice Cebra – es la arena. – No, no – dice cocodrilo – es una brizna de hierba.

León empieza entonces a llorar de la risa mientras dice: que va amigos, es un dolor de muelas.
Sifón extrañado dice – que fuertes y valientes son los leones. Si ami me doliera una muela lloraría sin parar, sin embargo el león se muere de risa.-

 

por Asunta Olmedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =